Güiro (luch, huas)

Nombre Científico Crescentia cujete L.
Familia Bignoniáceas
Ver más
Plantas del Nuevo Mundo
Plantas comunes de la Península de Yucatán
El güiro es un árbol típico de las sabanas. Botánicamente se denomina Crescentia cujete L. y pertenece a la familia de las Bignoniáceas. De manera natural se encuentra desde el sureste de México y Centroamérica a través de Las Antillas hasta Colombia. El árbol es un componente de los huertos familiares o solares que se encuentran en la Península de Yucatán.

Es un árbol de hoja perenne, hasta de 4 metros de altura, con numerosas ramas horizontales con crecimiento indefinido. Se reconoce porque su follaje se desarrolla muy pegado a las ramas. Las hojas son simples, oblanceoladas o espatulazas, de 4 a 15 centímetros de largo por 1 a 4 centímetros de ancho, con el margen entero o ligeramente repando, el ápice agudo u obtuso y la base muy atenuada.

Las flores nacen solitarias en el tronco o en las ramas y dan origen a unos frutos globosos de unos 15 a 20 centímetros de diámetro con una cubierta dura y resistente, verde amarillenta. Contienen en su interior una pulpa morena, pastosa, dentro de la cual van dispersas numerosas semillas circulares, aplanadas, oscuras, de unos 5 milímetros de diámetro.
El fruto seco es empleado para almacenar agua y para la manufactura de jícaras y artesanías diversas. Al cocimiento de su pulpa se le atribuyen propiedades curativas y en medicina tradicional es empleado  como remedio en casos de diarrea, dolor de estómago, escalofríos, resfriados, asma y bronquitis.Las hojas son utilizadas en casos de hipertensión.

En las zonas costeras del Pacífico se encuentra una especie bastante semejante al güiro conocida como Crescentia alata Kunth, la cual se reconoce porque sus hojas son trifoliadas y tienen el pecíolo alado. Recibe localmente el nombre de cirián.