Cítricos

Con el nombre de cítricos se designan a un grupo de plantas del género Citrus de la familia de las Rutáceas ampliamente cultivados en las huertas y solares que se encuentran en la Península de Yucatán. Dentro de este grupo pertenecen las naranjas, los limones, las limas, las mandarinas y las toronjas, etc.

Los cítricos son originarios del sureste de Asia y han sido objeto de cultivo desde hace más de 4 mil años.

Los cítricos comprenden arbustos y árboles de 5 a 15 metros de altura, siempre verdes, espinosos, con hojas alternas y margen entero. Con flores fragantes, solitarias o en inflorescencias, cada flor de 2 a 4 centímetros de diámetro, con 5 pétalos blancos y numerosos estambres. El fruto es una baya globosa, de 4 a 30 centímetros de largo por 4 a 20 centímetros de diámetro dependiendo de la especie. La cáscara con vesículas llenas de aceite aromático.

Los cítricos cultivados con más frecuencia en las huertas y solares campechanos son la naranja agria (Citrus aurantium L.), el limón (Citrus aurantifolia [Christm.] Swingle), la mandarina (Citrus reticulata Blanco), la naranja dulce (Citrus sinensis Osb.) y la toronja (Citrus maxima [Burm.] Merr.)

Los cítricos son fuente de ácido ascórbico, potasio, calcio, tiamina, niacina, fósforo, magnesio y cobre. Carecen de sodio y están libres de grasas y colesterol. Su ingestión disminuye el riesgo de infartos y algunas formas de cáncer.