Guarumo (guarumbo, koochlé)

Nombre Científico Cecropia peltata L.
Familia Moráceas
Ver más
Plantas del Nuevo Mundo
Plantas comunes de la Península de Yucatán
El guarumo (Cecropia peltata L.) es un árbol de rápido crecimiento perteneciente a la familia de las Moráceas. Es uno de los árboles más comunes de la vegetación secundaria. Se establece con facilidad en sitios perturbados por las actividades humanas. Se encuentra desde la Península de Yucatán a través de Centroamérica y Las Antillas hasta Venezuela, Colombia, Brasil y las Guyanas.

Es un árbol hasta de 21 metros de altura con hoja perenne y la copa amplia y dispersa. El árbol se reconoce por sus hojas alternas, peltadas, de 30 a 50 centímetros de diámetro, con largos pecíolos y profundamente palmado-partidas, con 7 a 11 lóbulos oblongos a oblanceolados.

El árbol es dioico con flores masculinas y femeninas en individuos separados. Las flores son pequeñas e inconspicuas y nacen agrupadas en espigas de color amarillo y sostenidas por una bráctea espatiforme caediza. En la madurez las infrutescencias cilíndricas adquieren un tamaño de 10 centímetros de largo por 15 milímetros de diámetro. Un árbol maduro produce en un año más de  1 millón de frutos (en un gramo hay alrededor de 2,500 frutos) los cuales son dispersados por pájaros y murciélagos principalmente.

El guarumo es una planta con propiedades medicinales. La raíz, la corteza, las hojas, la sabia y los frutos son empleados como remedio para aliviar algunas enfermedades como el asma y la diabetes, hipertensión, desordenes respiratorios, cardiovasculares y obesidad. La planta también es empleada en casos de mordeduras de serpientes.

El guarumo es una planta con valor ornamental apropiada para embellecer parques y jardines. El tronco es hueco y en algunos lugares es empleado para conducir agua.