Mamey (haaz, chacal-haaz, chakalha'as)

Nombre Científico Pouteria sapota (Jacquin) H.E. Moore & Stearn
Familia Sapotáceas
Ver más
Plantas del Nuevo Mundo
Plantas comunes de la Península de Yucatán
El mamey Pouteria sapota (Jacquin) H.E. Moore & Stearn es un árbol de la familia de las Sapotáceas. Originario de las regiones tropicales húmedas de América su área de distribución natural es incierta debido a que el árbol ha sido objeto de cultivo desde la época prehispánica. Es probable que sea nativo únicamente desde el sur de México a través de la Península de Yucatán hasta Guatemala, Belice, Honduras y Nicaragua. Ha sido introducido a la Florida, Las Antillas, Colombia, Venezuela, Ecuador y Brasil. Fuera del Continente Americano el árbol es objeto de cultivo en el sureste de Asia.

Árbol hasta de 40 m de altura, caducifolio, inerme, con el tronco derecho hasta de 1 metro de diámetro y contrafuertes hasta de 2 metros de alto. El árbol exuda un látex blanco, lechoso  y pegajoso. Copa piramidal, abierta, con ramas ascendentes. Hojas aglomeradas en las puntas de las ramas, simples, obovadas a oblanceoladas, de 24 a 50 cm de largo, por 7.5 a 16 cm de ancho, con el margen entero.

Las flores son sésiles y se originan a partir de yemas aglomeradas a lo largo de las ramas.

Los frutos son una bayas elipsoides u ovoides, de 7 a 20 centímetros de largo, con la cáscara áspera, gruesa, coriácea, parda. Al interior contienen una pulpa anaranjada o rojiza, dulce y comestible. Normalmente un fruto contiene una semilla grande y elíptica.

Normalmente un fruto contiene una semilla grande y elíptica, con la cáscara dura, lustrosa, morena,con ujna cicatríz ventral blanca de gran tamaño.

La madera del mamey es fuerte y resistente. Localmente es utilizada para la elaboración de mangos para herramientas agrícolas, postes, estacas, leña, carbón y construcciones rurales. Se recomienda para la manufactura de muebles y gabinetes, ventanas, marcos para puertas y cuadros, escaleras, tacos de billar, artículos torneados, culatas y cachas para armas de fuego, así como para la fabricación de lambrìn.

El fruto comestible de alto valor nutritivo es el principal producto del árbol, motivo por el cual los horticultores han desarrollado diversas variedades con fines comerciales. Los frutos por lo general se comen crudos o se utilizan para elaborar helados y bebidas refrescantes. La corteza es amarga y astringente, contiene lucumina, un glucósido cianogènico al cual se le atribuyen propiedades medicinales. La corteza hervida en agua proporciona una infusión que se utiliza de manera tradicional en algunos lugares como remedio en casos de diarrea, hipertensión y arteriosclerosis. Las semillas contienen entre 45 y 60 % de aceite con olor a almendras el cual es utilizado localmente para elaborar cosméticos y jabones para revitalizar el pelo y reducir su caída, así como linimento para mitigar dolores musculares y reumáticos. En algunos lugares se acostumbra moler las semillas crudas y arrojarlas a los ríos para atontar a los peces debido a que contienen diversas cantidades de ácido cianhídrico el cual actúa como estupefaciente. El látex que produce la planta tiene propiedades antihelmínticas y eméticas y en algunos lugares se emplea para remover fungosis en la piel. Las flores son melíferas y contribuyen a la producción de miel de buena calidad.

Los árboles de mamey raramente son cortados para aprovechar su madera. En diversas partes de México son cultivados de manera tradicional como frutales. También son utilizados como árboles de sombra en las plantaciones de café. Desde el punto de vista ecológico la propagación y cultivo de esta especie es de enorme importancia debido a que ayuda a conservar la diversidad genética, evitando que algunos genotipos de alto valor lleguen a desaparecer.